Análisis de mercado

China: Crónica de una economía regulada

Publicado el 9 febrero 2021

Luego de la extensa guerra civil china finalizada en 1949, el partido comunista (PCCh) se hizo del poder ininterrumpidamente hasta la actualidad. Durante estas décadas de gobierno se han implementado vastos planes de reformas económicas e institucionales lideradas por el ala reformista del PCCh, que han permitido transformar la economía de este país desde la centralización agraria hacia un dinamismo basado en las nuevas teorías occidentales conocida como “economía socialista de mercado”. Dichas reestructuraciones le permitieron al gigante asiático crecer a elevadas tasas durante varios años consecutivos, convirtiéndose en la segunda economía más grande del mundo en el año 2010. En la actualidad representa un 18% de la economía mundial y 13% de las exportaciones globales de bienes y servicios.

Protestas, control y represión

Sin embargo, diversas controversias se han edificado en torno al accionar del régimen. Durante la década de los 80, las manifestaciones populares denunciando represión y corrupción gubernamental se intensificaron, llegando al máximo punto de tensión en las protestas en la plaza Tiananmén durante los meses de abril y junio de 1989, donde se reportaron centenares de muertes de civiles a manos de las fuerzas militares. A raíz de este episodio, durante buena parte de la década de los 90 se suspendieron las reformas políticas y económicas planteadas por el gobierno.

¿Cómo estamos hoy?

Si bien es de conocimiento popular el hermetismo informativo que mantiene el país como política exterior, durante los últimos meses han vuelto a recobrar relevancia las restricciones de carácter económico impuestas por la administración de Jinping Xi. La última ofensiva estuvo marcada por trabas hacia el sector tecnológico con el fin de controlar el impacto de la tecnología en los ciudadanos y limitar el poder económico y político de estas empresas en el país.  Hacia fines de julio, se lanzó un comunicado con la intención de prohibir a la educación privada ser lucrativa. Más allá del golpe a las instituciones de la enseñanza, la noticia tuvo un gran impacto en el sector tecnológico dada la significativa inversión que mantienen estas compañías en las plataformas de educación remota.

Más adentrado el mes de agosto, el gobierno volvió a arremeter contra esta industria anunciando un posible plan de normas que le podrían impedir cotizar en mercados extranjeros, aludiendo a los riesgos informáticos que podrían existir por realizar estas prácticas. Unos días después, las comunicaciones hicieron foco específicamente en los sectores de internet y videojuegos, donde se planteó, a través de determinados algoritmos, controlar y restringir el uso tanto de la navegación en línea como el de juegos de consolas con el fin de combatir la “adicción y compulsión excesiva”, según comunicó el portal de noticias Xinhua.

¿Qué ha pasado en los mercados?

Desde comienzos de julio, el Hang Seng y Shanghai Composite Index, principales índices bursátiles chinos han sufrido importantes caídas impulsadas principalmente por la incertidumbre generada por los anuncios mencionados anteriormente. El Hang Seng, con una mayor ponderación en compañías tecnológicas ha sufrido contracciones en el entorno del 11% desde el 30 de junio, con una precipitación cercana al 10% luego de los primeros anuncios lanzados por el gobierno hacia fines de julio. De todos modos, este retroceso de los mercados del mayor país asiático viene acompañado de un paulatino cambio de las políticas monetarias y fiscales hacia una fase menos expansiva que durante los primeros meses del año, generando una mayor presión a la baja en los valores.

De cara a los próximos meses, debemos monitorear con especial atención la evolución no solo de los índices de este país, sino de los mercados emergentes a nivel global dada significativa correlación que existe entre ellos.  

Contacto

SURA