Análisis de mercado

Beneficios y desventajas de invertir en pesos o en dólares

Publicado el 11 septiembre 2021

La economía uruguaya se caracteriza por ser bimonetaria, con una histórica fuerte presencia del dólar estadounidense, depósitos bancarios altamente dolarizados y una estrategia de retail que continúa colocando precios en esta moneda extranjera para grandes y pequeños productos.

La dolarización de la economía inició entre la década del 70 y la del 80 como mecanismo de protección contra la inflación y las devaluaciones cambiarias derivadas de desequilibrios crónicos que tenía Uruguay. En ese entonces Argentina era un país con inflaciones históricamente altas y Uruguay, por el intenso vínculo con ese país en el comercio internacional, importó una alta inflación.

Esta situación generó mucha inestabilidad e incertidumbre en la moneda local, provocó un desincentivo a las inversiones extranjeras y un encarecimiento de los bienes de capital. Los uruguayos entendieron que la mejor forma de refugiarse de la volatilidad del valor de la moneda era la inversión en dólares estadounidenses y por ello existe esta cultura.

También a nivel local hubo un historial devaluatorio con la crisis de 2002 y hasta ese entonces no existían instrumentos de cobertura contra la inflación como existe ahora la Unidad Indexada. Adicionalmente, Uruguay siempre se caracterizó por ser un país altamente importador y exportador, donde el dólar estadounidense es moneda de uso corriente.

La exposición de este contexto ayuda a entender la razón por la que los uruguayos han depositado mayor confianza en el dólar estadounidense y han decidido decantarse siempre por esta moneda en los momentos de inversión, transformándola en una cuestión de carácter cultural.

Lo cierto es que no existen pros ni contras de una moneda u otra y la decisión de elegir el peso uruguayo o el dólar estadounidense depende de los objetivos de las personas y de su situación particular.

Actualmente, ambas monedas presentan una fuerte estabilidad y según la última Encuesta de Expectativas Económicas del Banco Central del Uruguay (BCU) se espera que para fin de año el tipo de cambio se posicione en torno a los 43,7 pesos uruguayos por dólar estadounidense. Las tasas en dólares están bajas pero estables, al igual que la depreciación en el tipo de cambio.

En este escenario, las proyecciones llevan a que no exista preferencia entre invertir en una moneda frente a la otra, por lo que la elección debería hacerse en función de la que se utiliza para cubrir los gastos presentes y futuros.

Si bien no existe una moneda que represente mayor o menor riesgo para el inversor, es preponderante tener presente cuál es su situación financiera no solo respecto a los ingresos sino también respecto a los egresos. Es decir, si los egresos de una persona se caracterizan por ser en moneda extranjera y este no quiere asumir un riesgo muy marcado, es mejor ajustar ese flujo a la moneda extranjera. De lo contrario, para quienes tengan gastos en pesos uruguayos lo más conveniente será ajustar esos flujos a la moneda local.

Para garantizarle al cliente la seguridad de que su patrimonio será correctamente invertido y de que contará con un portafolio personalizado según sus objetivos, SURA Inversiones cuenta con equipo de asesores con amplia experiencia y acceso a una gran variedad de instrumentos financieros locales e internacionales, que acompañan y orientan al cliente para alcanzar sus metas financieras.

 

Contacto

SURA

Configuración de Cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y medición de nuestra web y así ofrecer una mejor funcionalidad y personalización. Al hacer clic en “aceptar”, das consentimiento de su uso. Para más información consulta nuestro Aviso de Privacidad y/o nuestra Política de Cookies.